Qué hacer en caso de despido
8 abril, 2016
¿Qué cuantía paga el FOGASA y cuando?
11 abril, 2016

Las herencias también están en crisis

testamento y herencias

La crisis económica ha afectado de forma muy acusada a las herencias. El pago  de impuestos o la posibilidad de responder los herederos de las deudas del fallecido con su propio patrimonio, están provocando que hayan aumentado de forma notable las renuncias de los herederos a las herencias. De acuerdo con los datos facilitados por el Consejo General del Notariado, las cifras alcanzadas a nivel nacional suponen un aumento del 117% respecto a años anteriores. En el 2012, rehusaron a la herencia 23.233 personas, 4.300 más que el año anterior. Desde 2007, se han incrementado en un 150% las renuncias a las  herencias, principalmente en Andalucía, Cataluña, Madrid, Galicia y Castilla y León. Concretamente en Asturias, hay una media de tres renuncias diarias a los derechos hereditarios, en el primer semestre de este año se han levantado 569 actas para rehusar los bienes hereditarios, cuando antes de la recesión se producía una al día.

Una herencia supone el pago del correspondiente Impuesto de Sucesiones y Donaciones que, en muchos casos, y según las cuantías autonómicas de este impuesto, puede ser causa de cierre de la empresa por la imposibilidad de hacer frente al pago de su cuantía, pues en ocasiones se recibe un pequeño patrimonio empresarial  sin liquidez alguna. Además del problema del impuesto, están las deudas que haya podido contraer el fallecido. En esos casos, los herederos tienen que responder con su propio patrimonio de dichas deudas, y muchos no quieren asumir esa carga. A lo anterior hay que añadir, que se están dando situaciones en las que el difunto ha avalado con sus bienes la compra de un inmueble o de una empresa por uno de los herederos, y esa responsabilidad también se traslada a los restantes coherederos que aceptan la herencia. Obviamente, la crisis del mercado inmobiliario y la pérdida de valor de los inmuebles, ha hecho que muchas deudas superen el valor de los bienes hipotecados y los propios de avalista, lo que hace que al ciudadano medio cada vez se le ponga más difícil heredar.

Las precauciones que deben adoptarse en caso de asumir una herencia, son absolutamente imprescindibles: 1ª No dejar nunca de consultar con un abogado; 2ª aceptar la herencia siempre a “beneficio de inventario”, respondiendo así el heredero sólo con los bienes heredados y no con todo su patrimonio.

¿Y qué ocurre cuando nadie quiere aceptar una herencia? Entonces, los derechos hereditarios pasan a manos del Estado, y en el caso de que también renunciara, los bienes que hubiera en la herencia iran directamente a los acreedores para cubrir las deudas del fallecido. No obstante, conviene recordar que la herencia de las personas que fallecen sin herederos corresponde al Estado, y que éste premia al ciudadano que ponga en conocimiento de la Administración la existencia de dicha herencia, para lo que cuando se dé el caso, se deberá consultar con un abogado que inicie los trámites judiciales correspondientes.